Errores que no debes cometer en Instagram

instagram errores

Errores que no debes cometer en Instagram

Si hay una red social que ha brillado con luz propia en 2017 esa ha sido Instagram. Y no solo como uso privado por parte de los fans acérrimos a las redes sociales, sino también entre las empresas de menaje, textil y decoración. ¡Nadie puede resistirse al efecto hipnotizador de las fotos de Instagram e incluso también cómo método de venta! Pero claro, hay errores que se repiten y que es preciso corregir, te contamos algunos.

Las cifras hablan por sí solas. Instagram consigue reunir cada día a más de 400 millones de usuarios activos y solo en España contabiliza cada mes a un total de 12 millones de seguidores. ¡Cómo para dejarla a un lado en cualquier Plan de Marketing! La red social de moda sigue al alza y prometerse seguir eclipsando a otras como Twitter y Pinterest en 2018 e incluso robarle la corona a Facebook, aunque de momento la cosa parece complicada.

Instagram es una red social que más allá del postureo para el que la usan de forma privada muchos usuarios, también es un buen canal de comunicación e información para las empresas de menaje, decoración y textil. Y éstas lo saben. Pocas empresas del sector pueden resistirse a beneficiarse de las ventajas que ofrece Instagram a nivel de imagen y por ende de ventas. Mayor notoriedad, mejorar la imagen de la empresa, informar sobre novedades, promociones y descuentos, realizar sorteos, vender mediante los botones de compra… pero claro también se cometen errores fáciles de subsanar. Estos son los errores que no debes cometer en Instagram en tu empresa.

Actualizaciones esporádicas. Si tienes Instagram es para utilizarla, sino no te abras un perfil en esta red social. De poco vale que incluyas una fotografía a las mil, eso no es una buena gestión de las redes sociales.

No abuses de los filtros. Abusar de los filtros en las imágenes puede provocar que se desvirtúe la imagen real del producto y despistar al potencial cliente.

No más de una actualización al día. No abuses ni por defecto ni por exceso. Según leyes no escritas de Instagram, no subas más de una fotografía al día. No quieras aburrir a tus clientes.

Diferencia entre el time line y el history. O lo que es lo mismo diferencia entre las fotografías más trabajadas y elegantes en tu “muro” de Instagram y opta por subir fotografías más cercanas y divertidas en el history, no al revés.

Sigue a los que te siguen. Es la única manera de que no se te vayan muchos seguidores. Correspóndeles. A ti no te cuesta nada y a tus clientes significará todo un detalle.

Haz concursos. Sí, al igual que en otras redes sociales debes hacer concursos. El no hacerlos o no ofrecer nada a tus seguidores pueden convertir tu Instagram en algo tedioso y aburrido.

No configures tu cuenta en privado. Y menos si eres una empresa. Un muro sin sentido entre tú y tu público, y que además te ofrece la imagen de empresa desconfiada.

No añadir enlaces. Cada foto se merece una pequeña descripción de lo que intentas comunicar y vender, y cómo no incluye siempre enlaces para que estas visitas se conviertan en ventas.

Página web y contacto. En tu descripción, tu seguidor siempre debe ver tu página web y la forma de contactarle. ¡Ponle las cosas fáciles!

Sergio Delgado

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + 19 =