La cookies, esas galletas sin importancia, aparentemente

La cookies, esas galletas sin importancia, aparentemente

galletaHace pocos días, una entidad Confianza Online que vela por la calidad de los sitios web, comunicó a sus asociados que la Administración ha empezado a sancionar los sitios web que no cumplen con la nueva normativa de uso de cookies. Podríamos considerarlo como un poco exagerado si creyéramos que tal acción no responde a una necesidad vital para nuestra integridad digital y personal. Pero las noticias que nos llegan de los medios de comunicación, sobre el espionaje y la usurpación de datos tienen mucho que ver al respecto, y desmienten los puntos de vista más escépticos.

Una cookie no deja de ser una pequeña programación que nos invade nuestro disco duro mediante el navegador, aparentemente para poder ofrecer al internauta unas ventajas de navegación y comodidad en nuestras visitas. Pero la condición humana es menos pura de lo que suponemos, y muchas de esas cookies pueden contribuir a la transmisión de datos personales e informaciones de carácter privado, como contraseñas, nombres o direcciones.

Cuando la administración multa a los conductores en nuestras carreteras, tenemos tendencia a pensar en su afán recaudatorio o en la justificación profesional de sus funcionarios, pero no debemos olvidar nunca que ese ejercicio, a menudo malentendido, nos puede salvar la vida. Los conductores imprudentes o malintencionados deben sentirse perseguidos.

Por ello, vale la pena que todos estemos sensibilizados en la necesidad didáctica de transmitir la importancia de esas familiares cookies, y que cualquier internauta sepa quién y como, está ocupando parte de su vida digital.

Xavier Folguera

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × dos =