La publicidad es clave en la revolución digital: Spotify, un ejemplo a seguir.

La publicidad es clave en la revolución digital: Spotify, un ejemplo a seguir.

Bajo un nombre extraño, Spotify es un portal de acceso gratuito a toda la música habida y por haber. Un gigantesco mundo de millones de canciones, sinfonías y registros musicales al alcance de cualquier mortal, en cualquier punto del planeta con conexión a Internet. Pero gratis. A cambio, el oyente se ofrece a recibir acústicamente unos interesantes anuncios comerciales, con los que poder hacer frente a los derechos merecidos de autor de compositores y músicos que viven de la música. Este tipo de comercio con intereses cruzados, entre publicidad, marcas y consumidor, es una práctica muy antigua, pero nunca en la historia se había llegado a tal magnitud. Ahora no llega sólo a un mercado, una ciudad o un público concreto, llega a todo el mundo, al menos al conectado, que son ya varios miles de millones de personas. Peter Drucker ya insinuó que hacían falta tres décadas desde la aparición de Internet para percibir la auténtica revolución digital, y en este caso acertó de lleno. Si la imprenta y la máquina de vapor dieron un empuje al progreso de la Humanidad, Internet por ahora nos hará más felices refugiándonos bajo los acordes de la música.

Xavier Folguera

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 − 12 =