Los precios en Internet: Se acabaron las rebajas…¿y ahora que?

Los precios en Internet: Se acabaron las rebajas…¿y ahora que?

La historia de la afeitadora que vale 82,99€ y 60,84€ al mismo tiempo

Se acaba de publicar que el fin de las rebajas supone el cierre de muchos comercios y la destrucción de empleo http://bit.ly/XUUT3A . La crisis sigue pasando factura y se está llevando por delante negocios antiguos que son poco sostenibles en épocas de vacas flacas. Está claro que el comercio tradicional deberá reinventarse a la sombra de las dificultades económicas del mercado y del imparable avance tecnológico vinculado a Internet.

Decía un político recientemente a los sindicatos, en referencia a un proyecto de deslocalización, que la competencia de las marcas de automoción ya no eran las otras marcas de coches, sino que era su propia estructura multinacional. Si otra fábrica era más productiva, se iban para allí las inversiones. Son los signos de la globalización. De forma análoga, también se podría decir que la globalización de la comercialización de productos en Internet, está cambiando el perfil de las amenazas que soportan los comerciantes.

Sin complejos de ningún tipo, las marcas utilizan Internet a su libre albedrio y vemos como una afeitadora Philips se vende en su tienda oficial a 82,99€ y en Amazon, se vende a 60,84€. Y en medio de esta tormenta, el tendero de electrodomésticos deberá buscar su fórmula para vender su valor añadido, que deberá ir mucho más allá de ofrecer un precio razonable. Deberá hacer valer su profesionalidad, sus consejos, su proximidad, ponerle imaginación y utilizar también Internet para jugar con las mismas armas. Ya no vale hacer las cosas igual como se han hecho en décadas.

Es algo muy asumido que el Comercio Electrónico ha roto las reglas del juego básicas de la distribución comercial tradicional y nos enfrentamos a un futuro donde el precio de las cosas se basará en factores más racionales, e incluso más éticos. El éxito de Internet como canal de venta se debe a muchos factores, pero uno de los fundamentales son las oportunidades que se pueden encontrar, puesto que propician el ahorro del consumidor y en consecuencia, defiende sus intereses.

Siempre se dice que las guerras de precios castigan a todos pero lo cierto es que a rio revuelto, no tan solo son los consumidores los que pueden llevarse las ganancias, sino también puede ser el comerciante. Oportunidades que se pueden encontrar vendiendo también en Internet. Por eso, es obligación del comerciante ir pensando en Virtuemart, Prestashop o Magento, o al menos, que le suenen estos nombres.

Xavier Folguera

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nueve − uno =