¿Tu tampoco consideras al eCommerce como venta a distancia?

1690 Hombre llevando paquetes

¿Tu tampoco consideras al eCommerce como venta a distancia?

El Comercio Electrónico se considera legalmente como una modalidad de venta a distancia pero se distingue de los métodos comerciales tradicionales (venta telefónica y venta por correo) por la capacidad de relación y experiencia que ofrece al usuario dada su elevada potencia tecnológica. Estos métodos tradicionales han quedado muy superados por la realidad tecnológica del momento y están quedando en la mente del consumidor como métodos comerciales del siglo pasado.

Es cierto que en todos esos casos, el comprador a distancia nunca tiene a su alcance físico el producto para comprobar sus prestaciones, pero Internet ofrece múltiples opciones para demostrar que la experiencia de adquisición no presencial no implica necesariamente el mismo nivel de riesgo o incertidumbre del resto de procedimientos.

En realidad, se puede afirmar que el Comercio Electrónico, más que ser un tipo de comercio a distancia, es un comercio sin distancias, puesto que se puede alcanzar desde cualquier punto geográfico o desde cualquier dispositivo si existe una conexión a Internet.

Existen herramientas de comunicación digitales y audiovisuales que permiten relacionar muy de cerca el cliente y el vendedor. Como ejemplo, podemos mencionar la compra de entradas de cine, que puede realizarse a domicilio apoyado por un servicio de chat online, o bien, al lado de la puerta de acceso a la sala de proyección a través de máquinas expendedoras conectadas a Internet, con el simple objetivo de evitar las colas de las taquillas. La lejanía o la proximidad son factores relativos en el eCommerce.

Desde el punto de vista de las empresas, existen múltiples factores diferenciales y ventajosos del Comercio Electrónico con respecto a la venta a distancia convencional, como son por ejemplo:

  • La automatización de la gestión administrativa
  • La integración o vinculación con el pago online
  • El cobro avanzado y la garantía bancaria
  • La optimización y multiplicación del rendimiento comercial
  • La información automática sobre el proceso logístico del producto vendido, en cualquier mercado al que se dirige.
  • La gran capacidad de gestión sobre miles de referencias

Todo ello, sin contar que una gran parte de las iniciativas comerciales en Internet son llevadas a cabo por comercios tradicionales que utilizan la red como un mix estratégico de venta, y están cercanos a su público.

Son tan acusadas las diferencias entre venta a distancia e Internet que resulta poco riguroso clasificar al comercio por Internet dentro de esa categoría, si se entiende ese canal tal y como ha sido considerado hasta hoy. Internet ha tenido la capacidad de otorgar al Comercio Electrónico de un prestigio y un nivel de calidad mucho más relevante que la tradicional venta a distancia, frecuentemente percibida como una vía de venta de subproductos y de escasa fiabilidad en general. ¿No crees?

Xavier Folguera

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 3 =